Noche del 12 de Febrero de 2010

Equipo: Skywatcher Newton 150mm f/8. Montura Vixen Superpolaris con adaptador para la cola de milano. (estaba de estreno)

Lugar: O Pino http://www.tagzania.com/pt/sitio-observacion-experimental/

El plan de observación se centraba en Orión, pero evitando “a posta” la zona de la gran nebulosa…

De todas formas no pude evitar la tentación de echarle un vistazo… Observar un objeto familiar como la nebulosa de Orión es un excelente baremo para evaluar la transparencia del cielo; y francamente, me pareció que esta noche era bastante pobre en cuanto a transparencia…

Saltándome un poco el orden que tenía previsto, comencé con Alnitak, la estrella más al Este del cinturón de Orión. Buscaba algún signo de la nebulosidad que la rodea. Sabía que con un 150 mm no se puede aspirar a la cabeza de caballo, pero esperaba percibir algo de nebulosidad… sin embargo no había ni rastro, ni siquiera con el UHC.

La llegada de Javier, un compañero de Vega, hizo que volviésemos a la nebulosa de Orión. Como dije, creo que la noche no era buena en cuanto a transparencia, pero se distinguía nítidamente el trapecio.

Tras regodearnos un rato con la nebulosa de Orión fuimos a por M78. Yo tenía señalado en las cartas (116 del U2K) un star-hopping a partir de Mintaka, la estrella más al Oeste del cinturón de Orión. Me pareció que moviéndome a partir de ella hacia el Este (y “picando” un poquito al Norte) el campo era más rico y sería más fácil. Aunque encontré M78 así, Javier me señaló que tal vez sería más fácil partir de Alnitak… y tengo que darle la razón, ahora que estoy en casa calentito y delante de la carta: si das un salto de un par de grados hacia el Oeste de Alnitak, encuentras unas estrellas brillantes fáciles de seguir hasta el Norte, hasta llegar a M78.

M78 apareció como dos estrellas cercanas rodeadas de una nebulosidad en forma de medusa (esto es, de campana, más intensa en la parte estrecha). Con el UHC mejoraba un poco, pero de nuevo sospecho que la noche no era muy transparente. Espero volver otra noche y comparar. Creo que M78 es un candidato a ser dibujada…

Pasamos ahora Meissa, la estrella al norte de la linea Betelgeuse-Bellatrix. Presenta un campo con bastantes estrellas brillantes, susceptible de ser empleado para practicar el dibujo. Pero el objetivo era NGC2022, una planetaria. Las planetarias siempre me resultan esquivas, y esta lo fue especialmente. De no ser por la pericia de Javier, yo no la habría encontrado. Con la barlow y un ocular de 15 (160x), apenas se adivinaba como una manchita poco brillante; sobre todo debido al viento: aunque la montura se estaba portando, a 160x se notaba el movimiento del campo debido al viento.

Tras esta pequeña victoria, y ya tras quedarme solo de nuevo, fui a por los siguientes objetivos. Partía para ello de Betelgeuse y fui haciendo star-hopping primero hacia el sur y luego hacia el sureste hasta llegar a NGC2143. Aunque es un globular, creí percibir una nebulosidad apenas se percibe con mirada avertida, aunque resalta sin problemas una evidente condensación de estrellas.

El siguiente objeto en mi lista era NGC2186: Una agrupación de estrellas, en menor número y menos brillantes que en el caso de NGC2143.

Mi intención era llegar hasta la Rosetta. Siguiendo el hopping que había planeado, y ya en Monoceros, me encontré con una doble que me pareció atractiva. Sus coordenadas aproximadas son 6h24m 4º35’N. Hice algunas averiguaciones sobre ella (aparece en el “The Night Sky Observer’s Guide”) y se trata de 8 Monocerotis, una triple, aunque la tercera componente queda fuera de las posibilidades de un 150. Mi percepción de una doble con componentes separadas 13.4” (según el TNSOG) (aja!! ya sé cómo se aprecian unos 10” segundos de separación en mi teles nuevo), y con una diferencia de brillo entre componentes grande. Me pareció apreciar un tono azulado en la secundaria, aunque el TNSOG dice que ambas son amarillas. Esto me hace pensar que mi ocu de 20mm (un orion expanse) adolece de algo de cromática. En fin:es mi ocu de buscar… El viento no permitía una observación cómoda a muchos aumentos.

De la Rosetta no percibí nebulosidad ninguna, pero reconocí claramente las estrellas características del campo (NGC2224).

Intenté otra planetaria, etiquetada en el U2K como P204.0-8.5, aprovechando que está cerca de 66 Orionis… Ni rastro; y ahora no contaba con la pericia de Javier.

Para terminar, y antes de recoger vencido por el frío y hastiado del viento, decidí echa un vistacito a Marte. Estaba ya muy alto en el cielo y resultó que el tubo me tropezaba en una de las patas del trípode y no me permitía ver Marte. Como pensaba irme tras echar un vistazo a Marte, moví el telescopio para que al apuntar a Marte el tubo no tropezara con el trípode, perdiendo totalmente la alineación de la montura… Al principio, observar Marte fue imposible debido al viento. Finalmente (y sorprendentemente) se calmó un poco y pude atisbar algún detalle de la superficie (una mancha clara en forma de cuña)… El filtro #25A no mejoraba la percepción, quizas porque era demasiado opaco. El #21 la parecía mejorar un poco. En cualquier caso, el factor determinante que impedía una buena observación era el viento…

Justo cuando estaba plegando, irónicamente el viento se calmó bastante. De todas formas ya estaba cansado (observar los Viernes implica no haber dormido bien tras la semana de trabajo) y estaba aterido de frío, protagonista de la noche junto con el viento.

Y me pilló un radar de control de velocidad regresando a casa Llorar

Sobre mi teles nuevo, tengo que decir que me da muy buena impresión, excepto el portaocular que produce un vaivén raro cuando enfocas, aunque espero que metiendo mano a los tornillos de ajuste que tiene eso se arregle. La montura (Vixen superpolaris) se porto estupendamente a pesar del viento.

Espero comparar esta observación con alguna otra de los mismos objetos que haga con mejor transparencia algún día…