Noches del 17 y 18 de Julio de 2020

Observación en “Tablilla das Lagoas” (42.171913,-6.944677 -> 42º 10’ 18.9” N, 6º 56’ 36.9” W) el 17 de Julio de 202 y en sitio alternativo cercano (42.174217, -6.950384 -> 42° 10’ 27.2” N, 6° 57’ 01.4”W) el 18 de Julio de 2020 (viernes/Sábado) Equipo: Newton 500mm f/5 sobre Dobson (Geoptik Nadirus 12).

Primera observación post-confinamiento por covid-19. De hecho, haría 10 meses que no salía a observar.

Aproveché el confinamiento para comezar las mejoras en la celda, cosa que aún no terminado, así que lo tenía desmontado. Tuve que montarlo para poder usarlo.

Como quería minizar el “contacto social” planifiqué llegar directo al campo de observación y dormir algo en el coche a la mañana siguiente, llegar al hotel a las 12 y dormir la siesta antes de salir de nuevo al día siguiente…. de esta forma me ahorro una noche de hotel. Es una logística que había pensado para futuras escapadas “walk about”.

Siguendo este plan llegué al mirador estelar de tablillas a las 22 y comencé a montar aún con luz.

Para cuando terminé de montar, compañeros de la agrupación Io ya habían llegado, junto con algunos conocidos suyos. Vimos anochecer mientras el cometa C/2020 F3 Neowise.

Aproximadamente a las 22:00 T.U. y tras colimar el cometa ya estaba demasiado bajo como para usar un Dobson. Sin embargo, su visión a simple vista resultaba espectacular. El núcleo bien definido y con una cola “de libro”.

La humedad era de un 45% y una temperatura de 18 grados. Esperaba probar mi nuevo atlas (Milleniun Deep Sky Atlas). No traía nada preparado, pero esperaba que con el nuevo atlas fuese fácil improvisar.

También estrenaba grabadora. Aunque “no intrusiva” y con grabación de buena calidad, la función de activación por voz no funciona nada bien (lo desconectaré la próxima vez), por lo que el log está entrecortado…

Comenzé con escorpio, a la espera de que Sagitario subiera un poco. “Repasé los objetos típicos (M4, laguna, trífida) pues estaba desentrenado después de tanto tiempo sin observar. Omega y águila me costó bastante: falta de práctica.

Una cosa inesperada fue poder observar un tránsito de Io. Lo percibí ya empezado. El compañero Brais me confirmó que se trataba de Io. Salté entre Saturno y Júpiter hasta que se acercó la hora del final del tránsito, que pude observar. Me pareció más lento y menos abrupto de lo que esperaba.

23:42 T.U.