Noche del 13 de Marzo de 2010

Lugar: Alto Iroite, en la sierra de Barabanza. Fecha: 13 Marzo 2010 Equipo: N150 f/8

Tras encontrar a Johnie (de cielo barbanza) y Javi (de Vega) en el lugar convenido (sólo me perdí “un poquito” en el camino), Johnie nos guió al lugar de observación, al que llegamos un buen rato antes de que se pusiera el Sol.

Poco antes de que anocheciera, aparecieron unos nubarrones por el noreste que me hicieron temer que terminaríamos retirándonos pronto. Cuando se vieron las primeras estrellas, las nubes aún seguían ahí. Además tapaban la polar, por lo que monté el tubo sin orientar bien la montura. Afortunadamente esto no tuvo consecuencias graves, aunque debí haber aguantado un poco más: al rato se despejaron estas nubes y el cielo quedó completamente claro…

Esperando a que anocheciera del todo, hice algo de tiempo colimando el buscador y espiando a las actividades de mis compañeros, que estaban comenzando el maratón messier…

Yo iba por libre. Reconociendo que no puedo aspirar,de momento, a abordar un maratón messier, había recuperado unos antiguos planes de observación que pensaba llevar a cabo.

Comencé por Géminis. La última vez que seguí este plan, me quedé con la espina clavada de no haber podido localizar la nebulosa esquimal. Claro que entonces tenía un 70mm y ahora un 150: no debería haber problema.

Los comienzos de la noche fueron desalentadores. Aunque una forma de encontrar la esquimal es a partir de delta géminis, yo tenía preparado un hopping desde kappa (77), lo que permitiría un recorrido interesante hasta llegar a la esquimal. El plan consistía en centrar Pollux en el buscador: kappa debería verse en el campo del busca, al sur de Pollux. Podía confirmase que era kappa porque se trata de una doble… Sin embargo, tras centrar lo que yo creía que era kappa, resulta que no tenía el más mínimo atisbo de ser doble; y con una separación entre componentes de 7 segundos debería resolverse con mi 150.

Llegados a este punto, y dado que aún no estoy plenamente familiarizado con el equipo (era la segunda noche que lo sacaba), asumí que era incapaz de usar bien el busca… Ahora sé que todo se debía al mal seeing; pero en ese momento estaba bastante desanimado…

Decidí rendirme (de momento) y apunté a una de las estrellas del cinturón de Orión, que están cerca del ecuador, con la intención de cronometrar cuanto tardaba en salirse del campo del buscador y así calcular su campo aparente. Esto me permitiría hacer unas plantillas en papel cebolla que me facilitara el uso de las cartas cuando hiciese hopping con el busca. El resultado fue de 8’ 30”, lo que da un campo de 4.25º: bastante menos de los 6º (similar a unos prismáticos) que había asumido, lo cual explica en parte mis errores usando el busca.

Aparcando Géminis por el momento, decidí probar suerte con otro plan que tenía: Monoceros.

A partir de alhena, usando el busca localizo xi geminorum, reconocible porque está flanqueada por dos estrellas brillantes (parece que ahora acerté) y salto luego a “south 529”. Según el libro de McRobert, es una triple que él “nunca ha visto en ninguna guía de observación”. Y doy fe: no viene ni en el Burnham ni en el “Night Sky Observer Guide”. Comprobar que efectivamente es una triple tendrá que esperar: el seeing no me permite resolverla (a estas alturas, ya me huelo que el seeing es el principal responsable de mis fracasos).

Mi siguiente objetivo es NGC2259. McRobert reconoce que no lo resuelve con su 1500mm: y yo tampoco. Fue un consuelo comprobar en casa al día siguiente que según el NSOG no es accesible con menos de un 300mm….

Llego a continuación al asterismo del “árbol de navidad”. Al principio me parece muy grande, pero luego me doy cuenta de que lo que cubre el campo de 1 grado de mi ocu de 20mm es un fondo rico en estrellas: el asterismo sólo lo forman las del centro, donde destaca una especialmente brillante. Quedo un poco desilusionado, pero luego en casa, viendo una foto, caigo en la cuenta de que el seeing me ha jugado otra mala pasada y probablemente haya percibido estrellas cercanas como una sola: no dudo que con un cielo decente tiene que ser más llamativo. Tampoco percibí el color azulado de la estrella más brillante del asterismo. I’ll be back.

El primer pequeño éxito de la noche viene con Struve 953, que logro resolver. Aunque la separación entre componentes es de 7” (similar a otros fracasos de la noche), supongo que en este caso es más fácil resolver la doble porque sus componentes tienen brillos similares, ayudado también por una momentanea pequeña mejora en el seeing. Con el ocular de 10mm (120x) es como mejor se aprecia. Incluso distingo que la componente más brillante es más rojiza que la otra (según el McRobert la más brillante es naranja, y la otra azulada). Pruebo con la Barlow 2x, pero la cosa empeora tanto que reniego y echo pestes de mi Barllow, también recién estrenada. Ahora, con la cabeza más fría (en sentido figurado, ya que estábamos a 2º C), culpo de mi mala impresión de nuevo al seeing.

Y otro éxito: la nebulosa variable de Hubble. Efectivamente recuerda a un cometa. tiene forma triangular, con uno de los vértices más brillante, y se va haciendo más débil a medida que nos acercamos al lado opuesto a este vértice. El filtro UHC no mejora la imagen (como era de suponer, tratándose de una nebulosa de reflexión); de hecho la empeora sensiblemente.

NGC2251 es alargado y compuesto por pocas estrellas. El viento, cuya dirección había cambiado, por lo que habíamos perdido el parapeto que habíamos formado con los coches, no dejó que lo pudiese observar con detenimiento…

14 Monocerotis es otra doble que esa noche no pudo ser, y el despiste me hizo saltarme NGC2236, que traía marcado en las cartas.

Llegamos por fin a otro clásico: la Rosetta. De nuevo percibí claramente la típica formación central, pero ni rastro de la nebulosidad. Espero que mi 200mm, cuando termine la Dobson, pueda hacerlo mejor si se le proporciona un buen cielo.

Otro despiste hizo que se me pasase Struve 939 y la estrella de Plaskett, que también tenía marcados.

Una sorpresa inesperada fue épsilon monocerotis. Una doble que resultó ser muy llamativa y que recomiendo.

Llegó la hora de intentarlo de nuevo con géminis…

De nuevo centro el busca en Pollux… y algo sucede; por un instante, mientras miro por el busca, abro el otro ojo y ¡logro relacionar la imagen aumentada que percibo a través del busca usando el ojo derecho con la imagen captada directamente por el ojo izquierdo!! Impresionante. Ya no tengo dificultad usando el busca… y ahora estoy seguro de lo que yo creía que era kappa geminurum efectivamente lo es, aunque no la perciba como doble. Ahora estoy seguro de que es el pésimo seeing y el viento los que evitan que resuelva la mayoría de las dobles que traía preparadas…

A Partir de kappa, hago un hopping hasta Struve 1124. La localizo, pero de nuevo no soy capaz de resolver la doble que tengo ante las narices, aunque parezca increíble en este caso (19” de separación y magnitudes similares) La culpa esta vez se la echo al viento; con el ocular de 20mm me parece percibir una forma alargada, pero a más aumentos, todo tiembla demasiado y no se puede observar.

Me encuentro un viejo conocido: NGC2420. Ya la había observado un año antes con el skylux 70mm, y me había parecido magnífica. Ahora, incluso con el 150mm, el cielo está tan mal que resulta menos vistoso. Aún así NGC2420 resulta notable. Lo observo un rato recordando los felices tiempos en los que la había visto por última vez…

Y ahora sí: a modiño, a modiño. Despacito y buena letra, estando muy seguro de cada paso del hopping hasta llegar a la esquimal… ¡Y lo consigo!!! La esquimal se llega a percibir con el ocu de 20mm, y mejora sensiblemente con el de 10mm (con el 15mm tampoco está mal). El UHC parece que mejora un poquito el contraste, pero no compensa la pérdida de brillo. Pruebo con un 5mm que me presta Johnie, pero el seeing no perdona… Tal vez en una buena noche aguante tanta caña y se puedan percibir alguno de los detalles característicos. Esta noche parece una pelusa pequeñita (Johnie lo clavo cuando la describió como un “pompón”). Estoy deseando verla de nuevo en condiciones favorables.

Intento sin éxito Delta Geminorum, otra doble perdida por el seeing…

Pruebo a desdoblar Castor y su compañera. Hay que aprovechar que este año alcanzan su máxima separación. No tengo suerte; y eso que la he observado sin problemas con el skylux 70mm, pero esta noche es horrible por el seeing y el viento…

Por último creo que localizo el campo de la doble planetaria NGC2371 y NGC2372. Durante un instante de mejora en el viento y el seeing me parece distinguirlas, pero no puedo asegurar nada con las condiciones de esa noche…

Para terminar practico mi nueva habilidad de usar los dos ojos con el buscador. hago pruebas con Capella (auriga ya se estaba poniendo) y con Marte y Saturno. Esta nueva técnica con el buscador me parece impresionante. Sólo espero que recuerde cómo hacerlo en la próxima salida (es un poco como ver esas imágenes 3D que fueron populares hace algunos años).

Por cierto: Marte y Saturno una m… debido al seeing: ¡¡Ni siquiera distingo claramente los anillos de Saturno!! Tengo que valerme del equipo de Johnie para echarles un vistazo antes de plegar… ¡¡la suya si que es una montura sólida!!

En resumen, una pésima noche debido al seeing y el viento. Aún así sirvió para quitarse el “mono” y descubrir mi asombroso “súper poder” de usar los dos ojos con el busca…

De los objetos observados recomendaría: - La nebulosa variable de Hubble. - Épsilon monocerotis. - NGC 2420. - La nebulosa esqimal.