Noches del 24, 25 y 26 de Agosto de 2014

Observación en Gredos (40.30994, -5.20394 -> 40° 18’ 35.7840” N, 5° 12’ 14.1840” W) Días 24, 25 y 26 de Agosto de 2014. Equipo: Celestron C8 Advanced S/GT

En Agosto de este año (2014) tuve oportunidad de observar desde Gredos. Usé el C8 de club Vega, ya que mi Newton era demasiado aparatoso para llevarlo en un viaje tan largo.

Tuve suerte encontrando un buen sitio ya la primera noche. Un problema con la grabadora (el cable del cargador parece que estaba mal y no cargaba) hizo que no pudiese grabar nada hasta la tercera noche (la del 26). De todos modos este incidente no fue importante, ya que plan no era hacer una observación sistemática, si no mero “zapping” usando el goto del C8 y dibujar lo que pudiera…

La primera noche (la del 24), llegué un poco tarde al sitio de observación, ya que tuve que buscar un lugar indicado. Como ya era noche cuando monté, me costó colimar el buscador. También tuve dificultades haciendo el setup: contrariamente a lo que ocurría en las pruebas que había hecho en casa el sistema no me pedía las coordenadas del lugar… finalmente averigüé que se debía pulsar la tecla “undo” cuando pedía la hora para poder especificar la latitud y longitud.

Decidí dedicar esa primera noche fundamentalmente a familiarizarme con el equipo. Aprendí a ir añadiendo los objetos que estás viendo como “estrella de control” para aumenta la precisión del setup.

También aprendí a usar la opción “alineación de la polar” de la montura para mejorar el centrado polar, que había hecho usando el propio telescopio, ya que la montura no tiene buscador de la polar, asumiendo que está está exactamente en el polo.

En esta “alineación polar”, el equipo te pide que selecciones un objeto, al que apunta. Luego te pide que lo centres exactamente y cuando está, la montura se mueve a donde cree que debería estar y vuelve a pedir que centres el objeto, pero esta vez moviendo sólo los mandos de altura y azimut…

Así, el esquema de setup del C8 es el siguiente:

  1. Colimar el buscador, mejor cuando aún hay luz usando un objeto del horizonte.

  2. Fijar la posición “home” de la montura según sus marcas para ello.

  3. Usar los mandos de altura y azimut para centrar la polar en el campo del telescopio.

  4. Encender la montura, fijar latitud/longitud y hora (personalmente prefiero usar T.U.) y alinear siguiendo el método de las dos estrellas. Recomendable añadir una estrella de control.

  5. Como paso opcional: usar la función de “alineación polar” de la montura.

  6. De vez en cuando, cuando se termine de observar un objeto se puede añadir este como nueva estrella de control, sobrescribiendo la más antigua de la lista de estrellas de control si no quedan sitios libres (es posible poner hasta 4 estrellas de control).

  7. En sesiones de toda la noche, puede repetirse la alineación polar 1 o 2 veces…

El resto de esa primera noche me limité a hacer “zapping” y disfrutar del cielo. Usando la opción “sky tour” me quedé con una lista de objetos interesantes, de los que destaco la Dumbble y la Galaxia del Escultor.

El segundo día ya hice el setup de forma correcta. Perfeccioné la técnica e intenté comprender la filosofía del sistema: creo que lo logré…

Una aclaración: al usar un objeto (que previamente has buscado con el propio sistema) como estrella de control, asegurarse de que el sistema lo ha “cogido” comprobando que pone “CENTER xxxx”, donde xxxx es el nombre del objeto. Si sólo pone “CENTER”, entonces es que no lo ha “cogido” y se cometerá un error, arruinando el setup. Si se presenta esta situación, dar a “undo” para anular el añadir estrella de control.

Sobre el teles: aunque parece que no es posible que la montura “tropiece consigo misma” al moverse, no tiene en cuenta lo que sobresale la clavija de alimentación: cuidado con eso… la rosca que trae para fijarla al conector tampoco parece funcionar (se me desconectó accidentalmente en una ocasión)…

Durante la segunda noche tuve un pequeño “susto” cuando oí ruidos. Llegué a meterme en el coche “por si acaso”. Finalmente resultaron ser caballos que pasaron cerca.

Una cosa de la que tomo nota es que cuando vaya a observar varios días seguidos no es buena idea quedarse hasta muy tarde el primero de ellos. Pensé que tendría todo el día siguiente para descansar, pero la verdad es que al “cambiar el sueño” tan repentinamente no se descansa bien aunque se tenga tiempo y al final se está demasiado cansado la segunda noche.

Este segundo día hice mi primer dibujo “serio”: M82, la galaxia del cigarro.

La tercera noche estuve a punto de no salir, pues en principio había quedado en ir a observar con otros astrónomos a los que había conocido el día anterior. Finalmente ellos no pudieron y yo salí. Llegué tarde y ya se estaba haciendo de noche, pero con la experiencia acumulada de los días anteriores hice un setup muy rápido y sin problemas.

Esta tercera noche comencé dibujando M51 (no estoy muy satisfecho con el resultado). Mientras lo estaba haciendo (tardé una hora) estaba muy quieto y me sorprendió un pequeño ruido. Al alzar la cabeza vi la sombre de un animal… Lo ahuyenté dando un grito y agitando el palo que llevaba “por si acaso”. Estuve durante los días posteriores creyendo que era un lobo, pero finalmente reconocí que lo más probable es que fuese una cabra.

Tras terminar el dibujo continué “zappeando”… La trífida se veía muy bien, con sus “brazos oscuros” y la Dumbble me seguía encantando. El filtro UHC no mejoró sus imágenes: sigo pensando que un tubo de 200mm es demasiado pequeño para “aprovechar” este tipo de filtro…

Hice tiempo hasta que la Galaxia del Escultor estuvo lo mejor colocada posible (ya bien entrada la noche, sobre la 0h TU) y terminé la sesión dibujándola.

Cuando estaba “despidiéndome” de la sesión con un último zapping el asa del tubo tocó la clavija de alimentación mientras me movía a un objeto y tuve que apagar para evitar que se dañase. La montura, según comprobé luego, parece funcionar bien. Como ya no esperaba quedarme más que unos minutos, ya no me mereció la pena rehacer el setup y recogí.

Sobre la “cabra” o lo que fuese: concluyo que hacer algo de ruido (como hablar a la grabadora) es bueno para mantener lejos a posibles visitantes de 4 patas. Al día siguiente, de día, volví al sitio de observación, pero no vi ninguna huella del “bicho” (sólo de vacas y caballos).

Considero que este viaje, y específicamente la parte “astronómica”, fue una experiencia muy positiva… y volví con 3 dibujo!!!

Reconozco que ponerme a dibujar me da pereza, pero una vez metido en el lío resulta muy gratificante y el tiempo vuela. Recomendable hacer algunos “retoques” al día siguiente con luz. Y hablando de luz: muy buena la linterna de luz roja regulable y el soporte que le hice. Imprescindibles ambos para dibujar. Y como siempre, la experiencia acumulada me permitirá mejorar.


Lugar de observación

Lugar de observación

Equipo montado

Equipo montado

Listo para observar

Listo para observar

Listo para dibujar

Listo para dibujar

Retocando al día siguiente

Retocando al día siguiente